La Decadencia de la comunidad que inició Goldratt / The Decline of Goldratt´s Community

(Una gran idea que poco a poco se apaga)/ (A great idea that’s slowly losing its light)

Por:

Andrés Hurtado Pimienta

Descargue la versión en español:

LA DECADENCIA DE LA COMUNIDAD GOLDRATT

Download english version:

THE DECLINE OF GOLDRATT’S COMMUNITY

 

Sanjeev Gupta’ message is provocative. It’s intriguing to watch how people that I admire react to his affirmations. Kindly belligerents. Polarized. Those reactions represent the evidence of what Sanjeev precisely claims.

 

There’s an agreement though, Goldratt ideas have the potential to, at least, contribute to a better performance of today’s management. Although, that movement as a school of thinking, presents problems that have blocked its development. Instead of focusing my attention on successful implementation results, I prefer to explore how I’m currently perceiving the decadence that Gupta claims. Specifically, how practitioners interact between themselves and with the managers that they are trying to persuade.

 

Over the last two decades I’ve seen how the message that we communicate seems to belong to a religious dogmatic sect more than to a scientific school of thinking. We use weird words and in many cases, we try to look like speakers of the whole truth. This is exactly the opposite of Goldratt’s ideal. During the last 10 years I’ve seen how the leadership of the region’s diffusion was given to the worst hands they could find. Repeater antennas issuing distorted signals without the capacity, neither the character to perform that position with responsibility. Making sure to destroy value year after year instead of generating it. Fortunately Brazil managed to escape that hard reality. The rest of Latin America remains condemned to be the Cinderella in the diffusion of Goldratt’s Theory.

 

Inside the consultancy market it is common to find that we, the practitioners, make individual efforts to market the services we can offer. One event here, one event there. Interactions with a university, a Business School or College. Some consultants trying to destroy the image of others. Some societies that once in a while work together in a particular implementation or contribution. Little islands. Or, as one manager described us a while ago: lonely wolves. Some give bad references of the others and so on, but despite that, huge appreciation demonstrations on the international event that takes place once a year, strong hugs, screams of joy, shared laughs.

 

The history of human thinking shows that in order for a discipline to develop and reach a minimum scientific character, it will have to accomplish, at least, two necessary conditions: some general investigation lines and a community of professionals working under the rules of an ethical code. From where I’m standing, Goldratt’s theory, as a movement, fails. It doesn’t have a community of practitioners operating under the same common frame. It doesn’t exist. We can speak about a group of people that hold a common speech in order to market their consultancy services.

 

Speaking about the investigation method, reality is quite similar. When Eli Goldratt passed away, the tensions between the people that were closer to him, took root. They grew and became unbearable. The agent that kept that structure solid wasn’t present anymore. Relationships began to crack in a polite way. Each one took their own path and started to make what each one considered. Each one started to speculate what they considered to be truth and claim authority on that.

 

Goldatt didn’t have enough time to develop a common model of investigation. The thinking processes are far from being tools that can be used massively as a frame to perform research and develop knowledge. Years of practice are required to argument with little accuracy the steps of the improvement route with Goldratt’s thinking tools. Nevertheless, Eli had the time to pose some ideas about an investigation frame. He did it in his article “Standing on the Shoulders of Giants”. A fuzzy and unfinished proposal. From that moment on, year 2008, I’ve just seen a few loose examples of the utilization of that process. From my understanding, none of the people who received that legacy from the first hand has published some attempt to define a methodological proposal and put it into public domain.

 

There’s no basic common research lines. There’s no community established with the minimum requirements. Those two critical aspects reinforce the decline of the movement of Goldratt’s theory that Sanjeev points out. For those two reasons, I agree with Sanjeev’s statement.

 

There’s still other aspect to mention on Sanjeev’s thoughts that for me, is quite accurate. Carol Ptak and Chat Smith are showing us an example of a good prototype for diffusion. (I feel the same admiration for Justin Roff-Marsh and Exepron’s team). Without knowing their organization, I can see, at least in Latin America, how they managed to consolidate their working method and how they have developed a body of knowledge with its own voice. How they are assembling a practitioners community and how they keep seducing managers in several countries. They’ve shown, also, that it is possible to lead a group of practitioners into a common objective, and not any practitioner. They inherited a good group of ex-Goldratt community members. Between them, we can find some personalities with delusions of greatness and superiority complexes and, despite that, they are delivering value and developing their careers.

 

What can I learn Sanyeev´s reflexion? It is possible to approach of Goldratt´s movement     from a different perspective. A new one. What can I learn from Ptak – Smith’s community? That it is possible to define an own crusade. The ideals and the path to develop it. I think it is possible to contribute in the consolidation of a society of practitioners which have some research common lines and work in the diffusion of the knowledge that Goldratt planted on us. That’s the most important objective in my professional career today.

____________________________________________________________

 

 

El mensaje de Sanjeev Gupta es provocador. Causa curiosidad ver cómo personas que admiro, contratacaron sus afirmaciones. Amablemente beligerantes. Polarizados. Esas reacciones resultan ser las evidencias de lo que Sayeev, precisamente, reclama.

 

Hay un acuerdo en que las ideas de Goldratt tienen el potencial para, por lo menos, contribuir a un mejor desempeño de la gestión contemporánea. Sin embargo, el movimiento, en cuanto escuela de pensamiento, presenta problemas que han bloqueado su desarrollo. En lugar de centrar la atención en los resultados exitosos de las implementaciones, prefiero explorar cómo es yo percibo la decadencia que Gupta manifiesta. Concretamente, cómo se presenta en la manera en que los practicantes interactúan entre sí y con los gerentes que desean persuadir.

 

Las últimas dos décadas he visto como el mensaje que llevamos parece más propio de una secta dogmática religiosa que a una escuela de pensamiento científico. Usamos un lenguaje extraño y en muchos casos nos proyectamos como portadores de la verdad. La antítesis del ideal de Goldratt. Durante los últimos 10 años vi como el liderazgo de la difusión regional en latinoamericana fue puesta en las peores manos que encontraron. Antenas repetidoras que emiten señales distorsionadas. Sin la capacidad, ni mucho menos el carácter para ejercer esa función con responsabilidad, año tras año se aseguran de destruir valor en lugar de generarlo. Brasil se escapó por suerte de esa cruda realidad. El resto de américa latina quedó condenada a ser la cenicienta en la difusión de la doctrina Goldratt.

 

En el mercado de la consultoría lo común es encontrar que los practicantes hagamos esfuerzos individuales por mercadear los servicios que podemos ofertar. Un evento aquí y allí. Alguna universidad allá y aquí. Unos consultores que destruyen la imagen de otros. Una que otra sociedad que de cuando en vez funciona en algún trabajo en común. Pequeñas islas. O como algún gerente nos describía hace poco: lobos solitarios. Unos hablan mal de otros, otros de los unos; pero eso sí, abrazos fuertes y saludos estrepitosos en el evento internacional que anualmente se realiza.

 

La historia del pensamiento muestra que para que una disciplina se desarrolle y alcance un mínimo carácter científico, debe lograr, al menos, dos condiciones necesarias: unas líneas generales de investigación y una comunidad de profesionales que trabajen de común acuerdo bajo las reglas de un código ético. Desde donde estoy ubicado, la teoría de Goldratt, como movimiento, falla porque no tiene una comunidad de practicantes que operen bajo un marco común. No existe. Cuando mucho, se puede hablar de un grupo de personas, que tienen un discurso común que utilizan para vender servicios de consultoría.

 

En lo que se refiere al método de investigación, la realidad no es muy diferente. Cuando Goldratt fallece las tensiones entre los que estaban cerca a él, se arraigaron. Se hicieron insoportables. Ya no estaba presente el agente que mantenía unida la estructura. No estaba el pegamento. Amablemente, las relaciones se fracturaron. Cada uno tomó por su lado a hacer lo que consideraba que se debía hacer. Cada uno se dedicó a especular sobre lo que considera la verdad y reclama la autoridad sobre ella.

 

 

Goldatt no alcanzó a desarrollar un modelo común de investigación. Los procesos de pensamiento están lejos de ser herramientas que se puedan usar masivamente como un marco de para hacer investigación y desarrollo de conocimiento. Se requieren años de práctica para argumentar medianamente bien los pasos de la ruta de mejora con las herramientas de pensamiento de Goldratt. Sin embargo, Eli si alcanzó a plantear algunas ideas sobre un marco de investigación. Lo hizo en su artículo Sobre Hombros de Gigantes. Propuesta que quedó borrosa e inconclusa. Desde ese momento, el año 2008, solo he visto algunos ejemplos sueltos de la utilización de ese proceso. Que yo sepa, ninguna de las personas que recibieron de primera mano ese legado, ha publicado algún intento por definir y poner en el dominio público una propuesta metodológica.

 

Ni unos lineamientos comunes básicos de investigación, ni una comunidad mínimamente establecida. En esos dos aspectos cruciales veo manifiesta la decadencia del movimiento de la teoría de Goldratt que señala Sanyeev. Por esas razones estoy de acuerdo con su pensamiento.

 

Aún hay otro aspecto en el que me parece que Sanyeev está acertado. Carol Ptak y Chat Smith nos muestran un ejemplo de un buen prototipo para la difusión. (Por cierto, la misma admiración siento por Justin R y por el equipo de Exepron). Sin conocer su organización puedo ver, al menos en Latinoamérica, como consolidaron su método de trabajo y cómo han desarrollado un cuerpo de conocimiento con voz propia. Cómo continúan ensamblando una comunidad de practicantes y como siguen seduciendo gerentes en varios países. Han demostrado, además, que es posible liderar un grupo de practicantes hacia un objetivo común. Y no cualquier tipo de practicantes. Heredaron un buen grupo de ex – comunidad Goldratt. Y entre ellos, varias personalidades con delirio de grandeza y complejos de superioridad; las cuales, sin embargo, allá están, entregando valor y desarrollando su carrera.

 

¿Qué lección puedo aprender de la reflexión que sugiere Sanjeev? Que es posible contemplar la realidad del movimiento de practicantes de la teoría de Goldratt con una perspectiva diferente. Quizás nueva. ¿Qué puedo aprender de la comunidad Ptak – Smith? Que es posible tener un reto propio. Y que es posible definir los ideales y el camino para desarrollarlos. Esa puede ser una nueva perspectiva. Pienso que es posible contribuir en la consolidación de una sociedad de practicantes que tengan unas líneas de investigación comunes y que trabajen en la difusión del conocimiento que Goldratt sembró en nosotros. Ese es el objetivo más importante que mantengo en mi carrera profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *